martes, 15 de noviembre de 2011

Entre líneas

Ya perdoné errores imperdonables. Ya me decepcioné una y otra vez. Sí, reí cuando no podía, pero también grité y salté de felicidad. Llamé unica y exclusivamente para oír su voz, me apasioné con su sonrisa. Le perdí, y pensé que me moriría de la trsiteza. Pero aquí me tienes, entre líneas.
  

Aquel día..

Y así, después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar.
Decidí no esperar a las oportunidades, sino yo mismo buscarlas. Decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución. Decidí ver cada noche como un misterio a resolver y, cada día, como una nueva oportunidad de ser feliz.
Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en ellas está la única y mejor forma de superarnos. Aquel día deje de temer a perder y empecé a temer a no ganar.
Descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui, pero me dejo de importar quien ganara o perdiera, hoy solo me importa sentirme mejor que ayer.
Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.
Descubrí que el Amor es más que un simple estado de enamoramiento, "el amor es una filosofía de vida".
Aquel día deje de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia luz del presente.
Aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.
Aquel día decidí cambiar tantas cosas... aprendí que los sueños pueden hacerse realidad. Por eso, desde aquel día ya no duermo para descansar, duermo para soñar.

viernes, 28 de octubre de 2011

Eres, fuiste y serás lo más grande que he tenido

No hay cosa más triste que un recuerdo feliz; el poder recordarlo y no poder estar allí.Sentir la felicidad, que se te escapa de las manos. Valorar cuando se pierde es cualidad de los humanos..

jueves, 13 de octubre de 2011

Reset

Después de todo, los ordenadores se rompen y las relaciones se terminan. 
Lo mejor que podemos hacer es reiniciar y respirar.
Tantos caminos, tantos desvíos, tantas opciones, tantos errores...
BIENVENIDA A LA ERA DE LA PÉRDIDA DE LA INOCENCIA
Nadie desayuna con diamantes y nadie vive romances inolvidables...

domingo, 9 de octubre de 2011

Y yo te quiero a ti, sólo a ti

Hay otros. Sí, claro que hay otros. Uno, dos, tres, quizás cuatro. Igual que hay otras para ti. Pero eso no signfica que esos besos me gusten más que los tuyos o que esas sonrisas me hagan sonreír a mí también. Que haya otros no significa que, en cada momento más insignificante del día, ya no me acuerde de ti. Hay otros. Más guapos, más altos, más bajos o más feos. Más simpáticos o más antipáticos, más niñatos o más hombres, pero ninguno de ellos eres tú. Y yo te quiero a ti.

viernes, 7 de octubre de 2011

co-razones..


2 y 2 son 4,

aquí el gato es el malo y persigue al ratón, prohibida la venta de alcohol y tabaco a menores de dieciocho, a las tres en casa, hay que lavarse las manos antes de comer, los domingos se va a misa, hay que respetar los pasos de peatón, hay que tirar los papeles a la papelera, no se puede poner la música demasiado alta, no se pueden herir los sentimientos de los demás, hay que saber jugar limpio, hay que saber perder. A los mayores no se les contesta, apaga el móvil y deja el Internet. No hay que enseñar mucho escote, ni ligar mucho, porque te pueden confundir. Llevar los labios rojos es de putillas, cambiarse de acera es algo anormal, limpiar tu habitación es algo obligatorio, estudiar mucho para después no trabajar.

¿Hay algo que se pueda hacer aquí?

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Y, de repente, te das cuenta de que todo ha terminado..de verdad. Ya no hay vuelta atrás, lo sientes, y justo entonces intentas recordar en qué momento comenzó todo y descubres que todo empezó antes de lo que pensabas, mucho antes. Y es ahí, justo en ese momento, es cuando te das cuenta de que las cosas sólo ocurren una vez, y por mucho que te esfuerces ya nunca volverás a sentir lo mismo, nunca tendrás la sensación de estar a tres metros sobre el cielo.


viernes, 24 de junio de 2011

Así

empezar muriendo y superar ese trauma, despertarse en una residencia y mejorar, día a día. De ahí te echan porque estás demasiado bien, buscas un trabajo y el primer día te dan un reloj de oro. Trabajas años y años hasta conseguir esa juventud tan ansiada, en la que te vas de fiesta, te emborrachas, disfrutas de todo. Luego estudias unos pocos años y llegas a la infancia, donde la mayor importancia es elegir pilla-pilla o escondite cuanto antes. Así hasta que seas bebé, y estés durante 9 meses flotando tranquilito: con calefacción, room service, etc. Y por último, lo mejor: abandonar el mundo con un orgasmo!

A estas alturas,

hay risas que no me contagian, comentarios indiferentes, miradas que no me intimidan, reacciones que no me sorprenden..